EFE
San Juan
Los primeros saqueos en Puerto Rico comenzaron hoy a registrarse, en especial en la zona este de la isla, tras el paso la madrugada del miércoles del huracán María en su recorrido hacia el oeste de la región del Caribe.

Medios locales informan de que los actos de pillaje fueron visibles en los municipios del este, en especial en los de Luquillo, Fajardo y Humacao, donde fue necesaria la intervención de las fuerzas de seguridad para restablecer el orden.

Establecimientos de comida rápida y otros comercios fueron saqueados por personas que aprovechan los momentos de confusión para hacerse con bienes y víveres.

Los hechos más destacados ocurrieron en el centro comercial Palma Real de Humacao, donde individuos aprovecharon los accesos provocados por los destrozos causados por el huracán.

Efe pudo comprobar cómo en áreas de San Juan se cometieron actos de pillaje, aunque en la capital se trató de casos aislados.

La Policía y las agencias federales de seguridad patrullan arterias principales de San Juan portando armas largas y están desplegados en puntos muy concurridos como las pocas gasolineras que comienzan a operar para evitar asaltos y desórdenes.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, anunció hoy que para evitar desórdenes puede que se prolongue el toque de queda, de 6.00 a 18.00 hora local, a más allá del sábado, la fecha límite establecida inicialmente.

“Seguiremos implementando el toque de queda, por lo que lo más probable es que se extienda hasta más allá del sábado”, dijo Rosselló, aunque habrá que esperar a que se confirme de forma oficial.

Algunos pequeños comercios van mientras abriendo progresivamente sus puertas al público de forma limitada y hay supermercados que también han operado, de forma temporal, para tratar de satisfacer las necesidades de la población.

La gente se agolpa en los pocos lugares donde se ofrecen víveres y comienza a sentirse, aunque lentamente, la sensación de desabastecimiento.

En algunas gasolineras eran cientos las personas a la espera para repostar y las colas también fueron la nota en los pocos negocios que abrieron sus puertas hoy.

El Gobierno espera ahora que cuanto antes vaya llegando la ayuda desde Estados Unidos, que comenzó hoy con el arribo de una embarcación con bienes de primera necesidad.